Netview
Anciana mantiene vivo el arte marcial más antiguo de India

AFP

Esquivando hábilmente a su hijo con una caña de bambú, Meenakshi Amma compensa sus 78 años de edad con su pericia en kalari, considerado el arte marcial más antiguo de India.

Esta bisabuela nacida en Kerala, sur de India, ha constituido un impulso clave en la resurrección del kalaripayattu, como se conoce también a este arte marcial, y en animar a las chicas a practicarlo.

“Empecé kalari cuando tenía siete años. Ahora tengo 78. Todavía practico, aprendo y enseño”, dice a AFP la matriarca de la escuela Kadathanad Kalari Sangham, fundada por su fallecido marido en 1949.

“Cuando abres los periódicos, solo ves noticias de violencia contra mujeres”, indica.

“Cuando las mujeres aprenden este arte marcial, se sienten físicamente y mentalmente fuertes, y les da confianza para trabajar y viajar solas”, insiste.

Kalari, con elementos de danza y de yoga, puede conllevar el uso de armas como espadas, escudos y bastones.

Con teóricamente 3,000 años de antigüedad y mencionado en las antiguas escrituras hindúes, ha estado vinculado hasta el presente con la religión.

Los colonos británicos de India prohibieron su práctica en 1804, pero sobrevivió en la clandestinidad hasta un reimpulso a principios del siglo XX y también tras la independencia de 1947.

En décadas recientes ha repuntado su práctica, en gran medida gracias a Meenakshi, que ganó un premio nacional en 2017. Ahora está reconocido como deporte y se practica en toda India.

En su escuela, su hijo Sanjeev Kumar marca el paso a sus alumnos. “Hay dos divisiones en kalaripayattu: una es kalaripayattu en paz y otro es kalaripayattu en guerra”, dice el “gurukkal”, el maestro.

“Es un arte que purifica la menta, el cuerpo y el alma, mejora la concentración, la velocidad y la paciencia, y regenera la energía física y mental”, afirma.

“Cuando estás totalmente conectado mentalmente y físicamente al kalari, el oponente desaparece y el cuerpo se convierte en ojos”, asegura.

“Es una forma de poesía”, asegura la ingeniera civil Alaka S. Kumar, de 29 años, hija del maestro y madre de algunos de los numerosos bisnietos de Meenakshi.

“Voy a enseñar kalari con mi hermano. Tenemos que tomar el relevo. Si no, desaparecerá”, indica.

Lee también
20240711_migracion_832x731
20240710_minsal_dengue_300x250
20240701_vacunacion_300x250
20240701_crecerjuntos_300x250
20231223_factura_electronica_300x250
20231124_etesal_300x250_1
20230816_dgs_300x250
20230601_agenda_primera_infancia_300X250
CEL
20240711_migracion_832x731
20240710_minsal_dengue_300x250
20240701_vacunacion_300x250
20240701_crecerjuntos_300x250
20231223_factura_electronica_300x250
20231124_etesal_300x250_1
20230816_dgs_300x250
20230601_agenda_primera_infancia_300X250
CEL